A pesar de este esfuerzo radical de ingeniería social racial establecida por la Casa Blanca, los círculos progresistas y demócratas no han respondido con la indignación que se esperaba. Más