Investigaciones de fiscales estadounidenses establecieron cómo el Kremlin usó aparentemente las redes sociales para influenciar y manipular las elecciones en Estados Unidos y favorecer a Donald Trump. Más