El periodista salvadoreño Manuel Durán Ortega, con base en Memphis (EE.UU.), fue detenido por oficiales de inmigración estadounidenses  tras ser arrestado durante la cobertura de una manifestación, el pasado 13 de noviembre.

Durán, propietario de Memphis Noticias, en Tennessee, huyó de El Salvador en 2006. La razón,  constantes amenazas de muerte, de acuerdo a Reporteros Sin Fronteras (RSF).

“Quiero decir que ahora mi situación es un peligro de deportación hacia mi país, cuando sé perfectamente que yo no puedo regresar y eso lo dicho hasta el cansancio, al igual que mis abogados. Es un peligro, no debo regresar”, dijo el periodista a la prensa el pasado 13 de noviembre, durante una conferencia telefónica desde LaSalle ICE Processing Center, donde está detenido.

Durán recibió una suspensión de deportación por dos semanas mientras el Undécimo Circuito de la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos evalúa su pedido de suspender de emergencia su deportación. Así lo reportó la organización Southern Poverty Law Center (SPLC).

Esta medida impide que el gobierno de Estados Unidos pueda deportarlo hasta el 30 de noviembre de 2018. Mary Bauer, directora legal adjunta de SPLC, expresó que “Manuel enfrenta un grave peligro, si es deportado a El Salvador. Y si su remoción se da antes de que su caso sea completamente, escuchado sería una afrenta a la Primera Enmienda. Dado el peligro y los graves hechos concerniente a su arresto, haremos todo lo necesario para protegerlo, tanto a él como su derecho a la libertad de prensa que está amparado por la Primera Enmienda”.

FUNDAMEDIOS hace un llamado al Undécimo Circuito de la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos para la suspensión definitiva de la deportación de Manuel Durán por su seguridad y derecho a la libertad de prensa.