Foto: El País (Costa Rica)

Libertad, justicia, paz y amor. Las palabras insistentemente repetidas por el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, no se aplican a los periodistas internacionales que trabajan en su país, quienes hoy fueron reprimidos y expulsados del barrio indígena de Monimbó, en la localidad de Masaya. (Más)