Menos del 1% de los jóvenes migrantes centroamericanos son vinculados a una pandilla, pero muchos de los arrestados son víctimas y hasta informantes de las autoridades, no pandilleros.