Fuente: New York Times 

El mensaje comenzó a circular a principios de año y encendió alarmas en Facebook, Twitter y otras plataformas: millones de mexicanos tenían apenas unos días para registrarse o retramitar su credencial de electores si querían votar para presidente. Excepto que no era verdad. Más