0
378

Fundamedios monitoreó, por segundo año consecutivo, las agresiones contra la prensa en América. Este ejercicio es parte del trabajo de su oficina regional en Washington DC, Estados Unidos. El análisis tiene su base en 12 indicadores extraídos de estándares desarrollados en el Sistema Universal, en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos y de Unesco, agencia de la Organización de las Naciones Unidas especializada en Comunicación y Cultura. Estos son: asesinato, secuestro, desaparición forzada, detención arbitraria, tortura, agresiones y ataques, discurso estigmatizante, acceso a la información, procesos judiciales, uso abusivo del poder estatal, marco jurídico contrario a estándares y restricciones de Internet.

América Latina se mantiene como la región que no vive conflictos bélicos más peligrosa para el ejercicio periodístico. La organización reportó 176 agresiones a periodistas y a medios de comunicación en el continente. 105 más que en el periodo pasado entre octubre 2017 y diciembre 2018; lo cual se traduce en un incremento del 248%. En el año que termina, Fundamedios denunció 26 asesinatos de comunicadores.

En nuestro levantamiento de alertas, Venezuela registra la mayoría de agresiones, con 38; seguida por Nicaragua, 21; Colombia, 14; y Cuba, 13, entre los más relevantes. Los agresores principales son actores estatales. 

Llama la atención el número de ataques (35) perpetrado por desconocidos, pues esta categoría incluye a grupos narcodelictivos y la delincuencia común. México y Honduras son países sumidos en una profunda crisis narcopolítica que ha permeado al Estado y expone a la prensa. 

En cuanto a las víctimas, la organización contabilizó 201 periodistas y medios agredidos. Los reporteros son los más atacados, sumando 66 casos, 33%; luego están los trabajadores de medios (camarógrafos, fotógrafos, conductores) con el 19% y reporteros independientes con el 16%.

Paradójicamente, aunque América es el continente que cuenta con más organizaciones de la sociedad civil que defienden la libertad de expresión es uno de los sitios más peligrosos para ejercer el periodismo debido a la falta de garantías y protección. Así concluyó Edison Lanza, relator especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) durante una visita a Quito (Ecuador) el 8 de noviembre, en donde participó del foro coorganizado por Fundamedios, El retrato de la impunidad: la violencia contra periodistas en América Latina.

Revisar informe completo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here