Policía retiene a periodista cubano y confisca su cámara fotográfica

0
46

El pasado 28 de octubre, el reportero de diario de Cuba, Jorge Enrique Rodríguez, fue retenido durante una hora y media por la policía cubana después de tomar fotografías en las afueras de una de las 13 nuevas tiendas en divisa extranjera que el gobierno abrió hace pocos días en la zona de El Vedado, en el centro de La Habana.  

Debido que la policía cubana custodiaba las tiendas y el acceso era restringido, Rodríguez solamente fotografiaba las largas filas de personas al exterior. En ese momento, se le acercó un policía. El periodista le entregó sus credenciales y consultó al uniformado si estaba prohibido realizar fotografías en la calle, a lo que contestó que no.

Entonces avanzó a otra tienda, en la cual le llamó la atención que los precios de los productos no estuvieran visibles al público. Se acercó a una de las personas encargadas para hacerle la consulta y minutos después lo interceptó un policía y lo llevó a la unidad policial de Zapata.  

Estuve una hora 20 minutos en el lugar (…) No me quisieron explicar por qué no se podía hacer foto a las colas en estas tiendas. Me dijeron que podía haber ido otro día cuando la situación esté menos caliente, eso fue lo único que me dejaron entrever. Como penitencia me decomisaron ilegalmente mi cámara fotográfica, después me liberaron”, comentó Jorge a FUNDAMEDIOS vía telefónica.

Según el periodista, la apertura de estas tiendas en medio de una crisis económica en la isla tiene intereses escondidos. “El régimen cubano pretende recoger los dólares estadounidenses que ellos no tienen en su poder (…) Con esto desbancan a la mayoría de los negocios privados que dependían del negocio de las mulas; es decir, personas que van a terceros países a comprar artículos que el gobierno no puede vender”, denunció el reportero.

Además, las personas que deseen adquirir los artículos no pueden hacerlo en efectivo, pues antes deben ir a un banco, abrir una cuenta en divisa extranjera para obtener una tarjeta magnética y comprar con ella.

Rodríguez aseguró que solo en los años 80 ocurrió algo similar con las denominadas “casas del oro y la plata”, donde el cubano entregaba joyas y piezas de valor de oro o plata a estos sitios; a cambio recibía un certificado con un monto de dinero para comprar artículos que nunca antes habían ingresado a Cuba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here