Periodistas argentinos abandonaron Bolivia tras amenazas y hostigamiento 

0
337

El pasado 14 de noviembre, varios periodistas se refugiaron en la embajada de Argentina, en Bolivia, tras ser hostigados por manifestantes. Además, la nueva ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, acusó a reporteros nacionales y extranjeros de sedición y advirtió que deberán responder ante la Ley Boliviana. Estas declaraciones fueron vertidas a los medios locales en una de las calles de La Paz. 

La Cancillería argentina emitió un comunicado solicitando a las autoridades “velar por la seguridad e integridad física de los medios argentinos en territorio boliviano”. Horas más tarde aseguraron que no pueden garantizar la seguridad de la prensa y recomendaron no viajar a Bolivia porque la situación “es muy complicada”.

Uno de los incidentes ocurridos fue con la reportera del canal Todo Noticias (TN), Carolina Amoroso, quien intentaba cubrir enfrentamientos entre partidarios y detractores del presidente Evo Morales. La mujer fue increpada violentamente por manifestantes quienes le gritaban que regrese a su país

Lo mismo le ocurrió al periodista Rolando Graña, de América Noticias. «Son unos vendidos, digan la verdad«, le gritaba una manifestante boliviana, provocaciones violentas que también fueron respondidas por el comunicador. 

Por otro lado, una campaña fuerte de desprestigio en redes sociales fue orquestada en contra de Mariano García, reportero de Telefé. “Fuera de Bolivia Mariano García, solo viniste para armar show barato”, “reportero argentino haciendo teatro con nuestra gente”, “fuera de Bolivia, incita al odio y miente”, fueron algunos de los mensajes.

A esta situación se sumaron las palabras de la ministra Roxana Lizárraga, quien afirmó que hay pseudoperiodistas que no cumplen con su trabajo. «Ya se tiene identificado a los periodistas extranjeros que están causando sedición y el Ministro de Gobierno va a tomar las acciones pertinentes en todo esto», afirmó la funcionaria.

La funcionaria también señaló que deberán responder ante la ley boliviana, pues deben hacer un periodismo con honestidad que evite la convulsión social. 

Tras estos incidentes, los reporteros argentinos -que durmieron en la Embajada debido a las amenazas- abandonaron Bolivia la mañana del 15 de noviembre en un operativo respaldado por gendarmes argentinos, quienes los resguardaron hasta el aeropuerto internacional de El Alto.

El periodista de Telefé, Mariano García, señaló al canal que era imposible realizar el trabajo de la prensa por las amenazas. “Estamos bien después de lo que fue una madrugada dramática, porque, si bien la tranquilidad la teníamos cuando llegamos a la embajada, no dejas de estar en tierra hostil (…) ir al lado de un oficial de gendarmería armado con ametralladoras, zigzagueando como para tratar de dispensar algún tipo de amenaza que se podría llegar a presentar es fuerte”, sostuvo. 

Fundamedios intentó comunicarse con los periodistas argentinos y con la ministra Lizárraga sin resultado alguno. Según una nota del canal TN, después de las declaraciones, la funcionaria trató de dar marcha atrás atrás con la acusación de sedición de la prensa extranjera, pero varios gremios periodísticos ya expresaron su rechazo hacia sus palabras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here