Fundamedios rechaza detenciones ilegales y deportaciones de periodistas en Venezuela

0
91

Entre el 29 y 30 de enero, el régimen de Nicolás Maduro ha detenido a 11 periodistas que realizaban coberturas en Venezuela. Entre ellos se encuentran venezolanos, chilenos, colombianos, españoles y franceses.

Ante este sistemático acoso a la prensa independendiente venezolana e internacional, Fundamedios USA expresa su total condena a estos actos que deterioran aún más el estado crítico en el que está la libertad de prensa en Venezuela, donde la posibilidad de informar de forma independiente y crítica es cada vez más reducida.

“Hay mucha indignación en el gremio periodístico venezolano y mucha vergüenza con nuestros colegas extranjeros que han tenido que pasar por lo que nosotros vivimos desde hace muchos años entre el gobierno de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro”, dijo Marjuli Matheus, periodista venezolana, a FUNDAMEDIOS. Estefania Freire, periodista residente en Venezuela, acotó que el martes 29 de enero, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) informó que se detuvo en Caracas a dos comunicadores que trabajan para la plataforma digital Vivo Play y a dos de Televisión Nacional de Chile (TVN).

Los venezolanos fueron puestos en libertad después de 14 horas. Los chilenos fueron liberados 12 horas después y llevados directamente al aeropuerto Simón Bolívar para deportarlos a Chile. Matheus denunció que a los periodistas extranjeros se les negó acceso a agua y comida mientras estuvieron en manos de la Policía. Es “una práctica común del régimen de Maduro”, comenta.

Las alertas no cesan. El 30 de enero se conoció la retención de dos comunicadores franceses y un productor venezolano. El Gobierno de Francia se pronunció y condenó el hecho. Además, se exigió su liberación inmediata. Matheus informó que a las 11:30 de este 31 de enero se trasladaba a los franceses al aeropuerto Internacional de Maiquetía Simón Bolívar para expulsarlos del país.

La tarde del miércoles, la agencia de noticias EFE comunicó que Leonardo Muñoz, fotógrafo colombiano, estaba desaparecido. Horas después, se conoció que el corresponsal fue retenido en la Plaza de Altamira, en Caracas, por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). Tras esto, Mauren Barriga (Colombia) y Gonzalo Domínguez Loeda (España) también fueron detenidos por dicho organismo. Ambos periodistas viajaron a Venezuela el 17 de enero desde Bogotá para cubrir la crisis.

Nelida Fernández, directora de EFE, detalló a la Periodista Freire que el Sebin fue al hotel donde se alojaban los corresponsables e hicieron que recojan sus pertenencias. Los trasladaron al Helicoide, uno de los centros de detención más peligrosos de la capital venezolana.

Tanto la Directora de la agencia como los abogados de los periodistas intentaron ingresar al centro carcelario para conocer el estado de Barriga y Domínguez, pero la seguridad se los impidió. Al mediodía de este 31 de enero los periodistas fueron liberados. EFE anunció que se quedarán en Venezuela, cumpliendo sus labores.

Marjuli  Matheus expresó que todos los periodistas que han sido secuestrados por la fuerza de seguridad, que aún es controlada por Maduro, son detenidos violando sus derechos fundamentales y procesales. “El gobierno de Maduro alega que no tenían permiso; sin embargo, la agencia EFE declaró que, al menos, sus reporteros si tenían el permiso y la semana pasada, antes de entrar al país, se demoraron tres horas para pasar todos los filtros migratorios. Entraron de manera legal”.

Los casos no terminan. Matheus denuncia el caso de Jesús Medina, quien está detenido desde hace meses en una cárcel militar. “Solo por cumplir con informar. Es una situación con la que estamos familiarizados pero que rechazamos constantemente”.

Fundamedios USA condena detenciones ilegales y deportaciones de periodistas en Venezuela. Nos unimos a las voces de organizaciones nacionales e internacionales que exigen la inmediata liberación de los periodistas. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here