Gabriel Soriano fue asesinado el 24 de octubre a balazos en Puerto Marqués, Acapulco, cuando regresaba de su cobertura periodística al informe regional del gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo. Soriano era ingeniero de audio, locutor y productor de la estación estatal de Radio y Televisión de Guerrero (RTG). Conducía el programa dominical de cultura hip hop “En Efecto”, en Más Radio RTG. También se desempeñaba como promotor cultural en Acapulco.

En el ataque, un ingeniero de la estación que conducía la camioneta con logos de RTG, quedó herido. El 04 de junio de 2017, otra conductora de la misma estación, Marcela de Jesús Natalia, fue atacada a balazos cuando salía de conducir su programa, dirigido a niños. Recibió un tiro que le entró por la boca y le salió por la nariz. Sobrevivió milagrosamente.

El gobernador Astudillo escribió en su cuenta Twitter “Lamento los hechos en los que perdiera la vida Gabriel Soriano, colaborador de RADTVGuerrero. Exhorto a la Fiscalía General del Estado a esclarecer los hechos. Mi solidaridad con su familia en estos momentos difíciles”.

Gabriel soriano era hijo del periodista Javier Soriano, jefe de información del diario La Jornada de Guerrero.

En los tres años de gestión del gobernador Astudillo han sido asesinados tres comunicadores,  Francisco Pacheco Beltrán, Cecilio Pineda, la youtuber, Pamika Montenegro, y ahora Gabriel Soriano.

La hija de Soriano ha pedido públicamente al gobernador Astudillo que “haga su trabajo”, y varios comunicadores realizaron una jornada de protesta el 25 de octubre para exigir el esclarecimiento del asesinato de Soriano y un alto a la ola de violencia en Puerto Acapulco con los hashtag #JusticiaParaGabriel y #NiUnoMás

La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) condenó el asesinato del periodista Gabriel Soriano Kuri

Jan Jarab, Representante de la ONU-DH en México, condenó este ataque y señaló que “el asesinato de Gabriel es un terrible recordatorio más de que la violencia contra periodistas no cesa en el país, reforzando lo que ya sabemos: México es uno de los países más peligrosos del mundo para quienes hacen de la labor de informar a la sociedad su pasión y su profesión. Es urgente que las medidas adoptadas por parte de las autoridades para garantizar un ambiente seguro para el ejercicio del periodismo en México den resultados tangibles. Una de las principales medidas de prevención es la lucha contra la impunidad, en la que permanecen la mayoría de las agresiones”.

Con el asesinato de Gabriel Soriano, suman al menos diez periodistas asesinados en México en 2018, dos de los cuales en Guerrero; además Agustín Silva continúa desaparecido desde enero. Durante 2017 fueron asesinados al menos 12 periodistas. FUNDAMEDIOS USA rechaza enfáticamente los continuos asesinatos de periodistas en México, y exhorta a las autoridades a acabar con la impunidad.