Fundamedios USA, National Press Club y 15 organizaciones de prensa presentan Amicus con el objetivo de exhortar a las autoridades estadounidenses a no “romper la larga y altiva tradición de proveer refugio seguro a periodistas, autores y comentaristas que critican a oficiales de gobierno corruptos”, Fundamedios USA, el National Press Club y otras 15 organizaciones profesionales de periodismo de EE.UU. presentaron, este lunes 19 de marzo, ante la Junta de Apelaciones de Inmigración (Board of Immigration Appeals, BIA) un Amicus Curiae a favor del asilo para el periodista mexicano Emilio Gutiérrez-Soto.

En 2008, Gutiérrez Soto huyó del estado de Chihuahua (México), luego de recibir amenazas de muerte en contra de él y su familia, por publicar un reportaje sobre la corrupción de los carteles de droga y los militares mexicanos. En junio del mismo año, el reportero y su hijo cruzaron la frontera hacia EE.UU. en busca de asilo político; pero en la frontera fueron detenidos, durante siete meses, tiempo que duró el proceso. En enero de 2009 fueron liberados y al periodista se le otorgó un permiso temporal de trabajo.

Después de casi 9 años en EE.UU., la petición de asilo de Gutiérrez y su hijo, de 24 años, fue negada. El 7 de diciembre de 2017 las autoridades de inmigración estadounidenses detuvieron a ambos para intentar retornarlos a México.

El proceso de deportación se detuvo gracias a una apelación de urgencia, realizada por el periodista ante la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA, por sus siglas en inglés), entidad encargada de analizar las solicitudes de refugio. Sin embargo, la Policía de aduanas se negó a liberarlos y los trasladó al centro de detención de Sierra Blanca, a una hora y media de El Paso, Texas. Actualmente se mantienen ahí detenidos.

El caso de Gutiérrez despertó la atención internacional. Grupos de defensa de los medios y libertad de prensa como Reporteros sin Fronteras, Fundamedios USA y el National Press Club condenan la detención del periodista y exigen se le otorgue asilo. Andrea Edney, presidente del National Press Club, escribió una carta para la BIA en la cual sostiene que el retorno del periodista a México “puede ser equivalente a una sentencia de muerte de un juez de inmigración”.

A inicios de 2017, el mexicano recibió el premio a la Libertad de Prensa John Aubuchon, del National Press Club, por sus reportajes publicados en México, considerado uno de los países más peligrosos para los periodistas en América.