El vloggero americano Zachary Stoner fue asesinado en la madrugada del pasado 30 de mayo en Chicago, Illinois, mientras manejaba su jeep en la zona del South Loop, donde le dispararon al cuello y la cabeza desde otro vehículo. Stoner había salido media hora antes de un concierto de rap en el club Refuge, ubicado a tres cuadras del lugar del crimen.

El vloggero, como se conoce a los bloggeros y videógrafos, tenía 30 años, era oriundo de Chicago, se dedicaba al periodismo comunitario y a cubrir la escena de la música independiente del hip-hop en su ciudad.

FUNDAMEDIOS US exhorta a las autoridades a establecer si su muerte fue provocada por su actividad periodística, ya que Stoner transmitió a través de su canal de YouTube ZackTV 1.700 vídeos, entre los cuales constan amenazas entre pandillas y la cobertura del asesinato de la adolescente Kenneka Jenkins en septiembre del 2017, por la cual había recibido amenazas.

Considerado controversial y autodenominado “El mejor entrevistador del mundo”, Stoner tenía 176.000 seguidores, llegaba con su cámara adonde los medios de comunicación convencionales no podían, y era considerado también un mediador de paz entre los líderes de las pandillas a quienes entrevistaba.

Segundos después de los disparos mortales, un vecino del área grabó un vídeo en el que se ve a tres hombres gritar y correr hacia un tercer carro en el que huyeron.

Desde 1992 se registran 7 asesinatos a periodistas en los Estados Unidos, según el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ en inglés).