Es perturbador y escalofriante conocer el final que tuvo, por cumplir su trabajo a cabalidad, la periodista y bloguera Daphne Caruana Galizia de 53 años, quien murió  víctima de una bomba que hizo estallar el auto alquilado que conducía en la localidad de Bidnija, en el norte de Malta, el pasado 16 de octubre. Antes de su muerte ella advirtió que era víctima de una serie de amenazas.

“Mi madre fue asesinada porque se interpuso entre el estado de derecho y aquellos que trataron de violarlo”, esas fueron las palabras que manifestó Matthew Caruana para denunciar la muerte de su madre.

Daphne Caruana fue conocida por liderar las denuncias contra el gobierno local  centroizquierdista y por dar a conocer distintos casos de corrupción, durante la investigación de los Panama Papers en Malta.

Este caso ha causado conmoción en la isla y en la comunidad internacional, al punto que el FBI estadounidense ofreció su ayuda para investigar las circunstancias del hecho.

El hijo de Cureana escribió que “cuando las instituciones de un Estado están incapacitadas, la última persona que queda en pie suele ser un periodista”, y acusó a la policía maltesa de incompetencia y al gobierno de “impunidad”.

Por su parte, el primer ministro, Joseph Muscat, señaló el asesinato como “un acto de barbarie” y ordenó a los servicios de seguridad que dediquen los mayores recursos posibles a la investigación. “Lo que ocurrió hoy es inaceptable en varios niveles. Hoy es un día negro para nuestra democracia y nuestra libertad de expresión”, dijo en una rueda de prensa convocada en La Valeta.

En la misma línea, se pronunció Irina Bokova la directora general de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura UNESCO, quien en un comunicado repudió lo ocurrido a la periodista.

Fundamedios USA se une a las voces de condena que se han levantado a escala mundial para condenar este asesinato y exige al gobierno maltés que de paso a las investigaciones independientes y con supervisión internacional que ya ha anunciado. Recordamos, además, que lamentablemente el asesinato de periodistas es un grave problema que se ha ido incrementando con los años, debido a la impunidad propiciada por la inacción de varios gobiernos.