Construir redes de comunicación y solidaridad entre periodistas hispanos y de América Latina para fortalecer todos los retos que representa la libertad de expresión, fue una de las premisas que impulsó Medios y Democracia en las Américas, el miércoles, 21 de marzo, en Washington D.C.

El encuentro, organizado por Fundamedios USA y el Diálogo Interamericano, se dividió en cuatro paneles que abordaron temas como los avances y retrocesos en la transparencia y el acceso a la información, viejos y nuevos retos para la libertad de expresión en las Américas, el rol de los medios en la construcción de las democracias, y el periodismo y la lucha contra la corrupción.

En el primer panel se debatió el acceso a la información pública y su legislación por parte de los gobiernos, además, los nuevos retos para fortalecer la libertad de expresión. Este estuvo conformado por César Ricaurte, director ejecutivo de FUNDAMEDIOS; Claudia Uceda, periodista peruana de Univisión en Estados Unidos; María Peña, corresponsal en Washington D.C. del grupo Impremedia; y John Dinges, periodista estadounidense y docente en la Universidad de Columbia.

César Ricaurte señaló que “la idea es que podamos tener un espacio de encuentro y de diálogo”, donde periodistas que viven en América del Sur y Estados Unidos promuevan “un debate bajo dos esquemas: acceso a la información y retos comunes”. También, destacó la importancia de “examinar el estado de la libertad de expresión en la región, los nuevos y los viejos retos”.
El Director de FUNDAMEDIOS habló sobre el inicio, en el 2000, de las legislaciones restrictivas a la libertad de expresión en Sudamérica y señaló que fueron las mismas tecnologías las que jugaron un papel importante para revertir tal situación.

Durante este panel, se compararon los avances en el acceso a la información y a la libertad de expresión entre Estados Unidos y los países de América Latina. Allí, María Peña explicó que “cuando estamos hablando de libertad de expresión, no hablamos de algo abstracto, hablamos de algo que nos afecta todos los días a los periodistas”.

Para la periodista resulta “paradójico que Estados Unidos, quien pretende dar clases de democracia y de libertad de expresión, ocupe el puesto 43 en el ranking mundial de respeto a la libertad de expresión”. Incluso calificó de “muy grave” que se encuentre por debajo de Costa Rica y Jamaica.

John Dinges se refirió a su país y afirmó que “Estados Unidos está viviendo una crisis de estado de derecho por todos los problemas que hemos tenido con la transparencia y el uso de la Ley FOIA”.

El segundo panel estuvo integrado por Edison Lanza, relator especial para la libertad de expresión; Andrea Bernal, periodista ecuatoriana radicada en Colombia; Ewald Scharfenberg, periodista y escritor venezolano; y el periodista cubano Iván García. Los participantes expusieron sus vivencias y preocupaciones en torno a los retos modernos que existen para la libertad de expresión en las Américas.

A manera de diagnóstico, Lanza aseguró que durante 2017 se registraron 900 casos de afectación a la libertad de expresión en la región, de los cuales, un tercio corresponde a agresiones a la prensa, entre los que figuran 22 casos de asesinatos y otros relacionados a intimidación, secuestros y ataques a medios. También dio cuenta que el 10% de esos ataques se realiza a través de mecanismos digitales y el 5% por demandas civiles o penales y condenas a periodistas en el ejercicio de su profesión. Un mecanismo que, según el Relator, es creado para silenciar, sobretodo, a los periodistas de investigación.

En esta línea, Bernal comentó cómo los actores políticos estigmatizan a los comunicadores entre los que están a favor o en contra del proceso de paz en Colombia. La ecuatoriana expuso el ejemplo del candidato presidencial Gustavo Petro, quien constantemente polariza a los periodistas y ataca a ciertos medios críticos con su postura política.

“En regímenes como Venezuela, el poder judicial se ha convertido en un elemento de choque contra el periodismo debido a que el 58% de los jueces son militantes del oficialismo. En esa situación no existen garantías para una defensa legal justa”, apuntó Scharfenberg.

El Rol de los medios en la construcción de las Democracias fue el nombre del tercer panel del que formaron parte Jorge Carrasco, vicepresidente de la Asociación Nacional de la Prensa de Bolivia (ANP); Héctor Schamis, columnista de El País de España y profesor de la universidad Georgetown; Boris Muñoz, editor de opinión de The New York Times en Español; y Rolando Rodríguez, director del Centro de Estudios Alternativos del Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia (MCJD).

“Sin una prensa libre no hay democracia, sin una prensa libre y jueces independientes, la sociedad no cuestiona y la prensa no investiga”, fue la frase con la que Schamis abrió el panel.

Carrasco explicó que, precisamente, el reto que tienen los bolivianos en este momento es dar a conocer al mundo lo que pasa en su país, y que para ello la tecnología es un gran apoyo.

Asimismo, Boris Muñoz citó el ejemplo de Venezuela y cómo se erosionado la democracia en este país a través de mecanismos y técnicas que neutralizan a los medios y a los periodistas.

Rolando Rodríguez enfatizó que en Cuba ser periodista independiente es una tarea muy difícil, pues “no tienes libertad para realizar una entrevista, y si te atrapan haciéndola te pueden meter preso. El reto es encontrar cómo bordear la censura y lograr que la gente lea más cosas y se informen mejor. Para lograr la democracia se debe cambiar la mentalidad de la población de poco a poco”.

El periodismo y la lucha contra la corrupción fue el último panel del evento. En este participaron Dolia Estévez, columnista política de Sin Embargo de México; Ricardo Uceda, director del Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS-Perú); Fernando del Rincón, periodista de CNN en Español; y Claudia Méndez Arriaza, directora editorial del portal ConCriterio.

Uceda inició el panel destacando que existen muchos casos de corrupción, alrededor de 250 emblemáticos, que han sido demostrados e investigados por los medios de comunicación de la región. “Entre los años 90 y 2000 el periodismo de investigación estuvo en su auge. Los sistemas judiciales y los fiscales han revelado casos relevantes de corrupción, que posteriormente fueron recogidos por los periodistas”, indicó.

La periodista mexicana Dolia Estévez aseguró que lo que ha llevado al periodismo en México a una crisis es la falta de seguridad, garantías y derechos. “Los periodistas que hacemos investigación independiente lo hacemos a un alto costo. En 2007, 12 periodistas fueron asesinados, fue el año más letal en 20 años. Entre los asesinados destaca el caso de Javier Valdéz que, a pesar de que hubo una gran indignación internacional y manifestaciones en varias ciudades mexicanas, sigue sin resolverse”, aseveró.

Fernando del Rincón enfatizó que “hay un tema más doloroso” que el que abordó Estévez, refiriéndose a que no existe independencia de poderes y un real funcionamiento de las instituciones en México, pues el escándalo de ‘Casa Blanca’ que involucra al presidente Enrique Peña Nieto tuvo un costo político y “no pasó nada”.

“El periodismo de investigación hoy carece de fondos, seguridad y apoyo. Pero al descubrir esta herramienta e integrarnos en estos grupos de investigación, permite que seamos globales y que la noticia no quede en algo local”, finalizó el entrevistador de CNN.