El domingo 22 de julio la prensa británica reportó movimientos en la Embajada de Ecuador en Londres, de la que se traspasaron objetos del mobiliario del hacker y fundador de Wikileaks,  Julian Assange, a una furgoneta.

Esta novedad coincide con la visita de tres días del Presidente Lenin Moreno a Londres con motivo de la I Cumbre Global sobre Discapacidades, donde ofrecerá una charla magistral y como parte de una gira en la que anuncia buscará estrechar lazos con Europa.

Sin embargo, la Secretaría Nacional de Comunicación emitió un comunicado el mismo domingo 22 de julio, afirmando que “la Cancillería ha confirmado que el Jefe de Estado ecuatoriano y su comitiva no abordarán en su viaje a Reino Unido y España lo relativo al asilo del señor Assange.”

Los  medios como The Intercept y Slate han reportado que Ecuador se estaría preparando para entregar o al menos poner fin al asilo del hacker más famoso del mundo en esta última semana de julio.

Assange se encuentra asilado en la Embajada de Ecuador en Londres desde 2012, asilo concedido por el gobierno de Rafael Correa, para evadir una eventual extradición a Suecia acusado de delitos sexuales.

Suecia desestimó los cargos en agosto del 2015. Sin embargo, la Corte de Westminster mantiene sobre él cargos por no presentarse a una audiencia y la orden a la Scotland Yard de apresarlo en caso de dejar la Embajada del Ecuador.

Assange se ha convertido en un protegido inconveniente, un dilema diplomático que pone en aprietos al gobierno de Lenin Moreno, por violar sus condiciones de asilo en más de una ocasión con declaraciones respecto a la política de países amigos como su publicación sobre los correos electrónicos del partido demócrata durante las elecciones presidenciales que afectaron la candidatura de Hillary Clinton.

Así también, los mensajes contra Alemania y en defensa del separatismo catalán causaron los más recientes impasses diplomáticos, generados por Assange ante los cuales Ecuador retiró su acceso a internet.

El gobierno de Lenin Moreno le había concedido la ciudadanía ecuatoriana a Assange en diciembre en un vano intento de garantizarle inmunidad legal, acción inutilizada por Gran Bretaña, que rechazó el pedido de entregarle el estatus diplomático.

Revelaciones recientemente publicadas por el site de periodismo investigativo La Fuente, del periodista ecuatoriano Fernando Villavicencio, ASSANGE: ASILO Y SALIDA PACTADOS.

dan cuenta de un plan elaborado para otorgar asilo a Julian Assange presumiblemente a cambio de no publicar información comprometedora sobre el financiamiento de la primera campaña presidencial de Rafael Correa, que se habría mantenido en el tiempo como una operación de geopolítica internacional, y que ha costado al Ecuador millones de dólares bajo el pretexto de la defensa de la libertad de expresión de un gobierno que la atacó consuetudinariamente. Esta aventura diplomática estaría pasándole factura hoy al gobierno de Lenin Moreno no solo en la forma de impasses diplomáticos con países de vital importancia para su política internacional, sino también dificultades de acceso a créditos con organismos internacionales como el FMI, que hoy urgen al presupuesto nacional.

El lunes 23 de julio, en las afueras de la Embajada de Ecuador en Londres, la prensa estuvo apostada desde primera hora en espera de alguna novedad que no se produjo en toda la jornada.

La expectativa se mantiene, así como el poder de la información en manos de Julian Assange.

A continuación algunos videos sobre la actividad inusual en las afueras de la embajada ecuatoriana en Londres:

https://www.youtube.com/watch?v=uE6lbzNY4tw&feature=youtu.be

https://twitter.com/anamaroura/status/1021331153247186944?s=12