Un grupo bipartidista de legisladores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos solicitó este agosto a la Administración Trump examinar y sancionar bajo la Ley Global Magnitsky -que permite al Gobierno de Estados Unidos imponer sanciones económicas a ciudadanos de todo el mundo que hubieran cometido abusos a los derechos humanos y actos de corrupción en sus países de origen- a seis personas de El Salvador, Guatemala, Honduras y México, entre ellos, al magnate de los medios de comunicación Ángel “El Fantasma” González.

González concentra medios de comunicación en Latinoamérica a través de su holding Albavisión. Se inició en los 70’s en la venta de telenovelas mexicanas y hoy en día está presente en 11 países de la región, posee 35 canales de televisión, 114 estaciones de radio, dos empresas periodísticas y salas de cine.

Desde la década del 80 González basó su imperio mediático en Guatemala creando vínculos con el poder de turno,. y trabajando en la venta de contenidos de Televisa. Luego fue adquiriendo todos los canales de televisión abierta que se encuentran registrados a nombre de su esposa guatemalteca Alba Elvira Lorenzana Cardona, con quien creó Albavisión en 2008. Ella fue implicada por el Ministerio Público de Guatemala en un acto de corrupción relacionado con el financiamiento ilegal de la campaña presidencial de Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti. De candidata a vicepresidenta en el 2011, Baldetti conformó cuatro empresas de cartón a través de las cuales recibió supuestos contratos de publicidad por USD 2,3 millones de Radiotelevisión Guatemala Canal 3 y Televisiete Canal 7, que luego fueron beneficiados con contratos con el Estado por USD 13.5 millones, más del 69% del total de la publicidad estatal. Este caso que generó una orden internacional de detención de la Interpol contra la esposa de González ha sido considerado por los congresistas americanos en su informe.

En México, González es propietario de Telsusa Televisión México, que en una reciente licitación de TV digital del Instituto Federal de Comunicaciones realizó ofertas por 12 señales de televisión abierta.

FUNDAMEDIOS denunció que en febrero de 2016, el empresario mexicano sumó un medio más a su emporio en Ecuador, Televicentro, luego de haber comprado el centenario diario El Comercio en 2015. El Fantasma González ha logrado alzarse con 87 frecuencias y 17 medios, creando el primer oligopolio mediático privado del Ecuador.

De acuerdo a los congresistas, González, radicado en Miami desde 1987 “ha sido capaz de eludir las leyes que prohíben los monopolios o restringir la propiedad extranjera de los medios nacionales mediante el uso de compañías fantasmas dirigidas por familiares locales, amigos y suplentes”.

“A medida que Estados Unidos continúa apoyando los esfuerzos en la región del Triángulo Norte de América Central para combatir la corrupción y el crimen organizado, le pedimos determinar si las siguientes personas cumplen los criterios para ser considerados responsables bajo la Ley Global Magnitsky. Esperamos mantener un diálogo constante con la administración para apoyar y fortalecer la implementación de la Ley Global Magnitsky y los esfuerzos de Estados Unidos para combatir la corrupción y los abusos de derechos humanos en la región del Triángulo Norte de América Central y en todo el mundo”, expresa la carta firmada por Eliot Engel, demócrata de Nueva York y Presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, e Ileana Ros-Lehtinen republicana de la Florida, Miembro emérito del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes

FUNDAMEDIOS USA reitera su preocupación por el monopolio mediático de González en varios países de la región y se une a las voces de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) que denuncian su impacto en la libertad de expresión en América Latina.

CARTA