Donald Trump desafió a las agencias de inteligencia de Estados Unidos y un creciente cuerpo de evidencia el pasado 20 de noviembre, para declarar su lealtad inquebrantable a Arabia Saudita. El Presidente afirmó que la culpabilidad del príncipe heredero Mohammed bin Salman por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi nunca se sabrá.

En una declaración sobre la respuesta al asesinato de Khashoggi, el Mandatario dijo que “podría muy bien ser que el príncipe heredero tuviera conocimiento de este trágico evento, ¡tal vez lo hizo, tal vez no!”. Trump expresó que los hechos que rodean el crimen tal vez nunca sean conocidos. En cualquier caso, sostuvo, su relación como país es con el Reino de Arabia Saudita.

Esta declaración fue dada días después de que la CIA concluyó que el Príncipe heredero, un aliado cercano de la Casa Blanca, autorizó el asesinato de Khashoggi, periodista y columnista saudí de The Washington Post.

FUNDAMEDIOS condena que se dé por cerrada la respuesta del gobierno de Estados Unidos acerca del asesinato, priorizando la relación económica y estratégica con Arabia Saudita sobre el trágico homicidio de un periodista.