Fuente: El Nuevo Herald 

Detractores y amigos por igual interpretaron la decisión de Trump de desairar un organismo internacional más como una señal de que Washington echa por la borda su prestigio como defensor de los derechos humanos y autolesiona su imagen internacional. Más