Fuente: El Diario de Nueva York 

Aaron Schlossberg,  cuya firma ofrece ¡servicios en español! y otros idiomas, armó un escándalo en Fresh Kitchen en Madison Avenue, cerca de la Calle 39, porque los empleados y dos clientas hablaban entre sí. Más